Crema antimicótica
Rendimiento: 120 g
Tiempo de preparación: 15 minutos
Caducidad: Tres meses aproximadamente
Ahorro: 45% con respecto al producto comercial

Ingredientes:

  • 6 cucharadas de agua
  • 3 ml de resorcinol
  • 1 cucharadita de trietanolamina
  • 1 cucharada de glicerina
  • 1/2 cucharadita de hidróxido de sodio
  • 2 g de yodo metálico
  • 1 1/2 cucharadas de cera blanca
  • 3 cucharadas de ácido esteárico
  • 3 g de ácido salicílico

* Se consigue en droguerías.

 
Utensilios:
  • Abatelenguas
  • 2 vasos de precipitado
  • 1 tarro de plástico con tapa
 

Procedimiento:
  • En un vaso de precipitado agregue agua, resorcinol, trietanolamina, glicerina, hidróxido de sodio y yodo. Agite con una cuchara procurando romper el yodo para que se disuelva por completo.
  • Caliente la mezcla anterior a baño maría
  • En el otro vaso de precipitado ponga la cera blanca con el ácido esteárico y caliente a baño maría. Una vez que se funda la cera añada el ácido salicílico.
  • Agregue muy lentamente la mezcla del paso 1 a la mezcla del paso 3, sin dejar de mover hasta que se emulsionen ambas.
  • Continúe batiendo hasta que se enfríe y tome una consistencia cremosa.
  • Vierta la crema en el tarro de plástico y tape.

Conservación: La crema antimicótica debe almacenarse en un lugar fresco.

 

 

Recomendaciones

- Antes de aplicar la crema, debe asear muy bien los pies y secarlos perfectamente.

- Aplique dos veces por día y espere cinco minutos antes de calzarse los zapatos.

- Si nota la aparición de cualquier reacción adversa como irritación, comezón, etc., suspenda su uso de inmediato.

 

Datos interesantes:
  • En esta tecnología doméstica se utilizan dos antisépticos: resorcinol y yodo, más ácido salicílico. Este último recibe ese nombre porque se descubrió en la corteza de los sauces (pertenecientes al género Salix, de la familia de las salicáceas). Además de sus propiedades antipiréticas (contra la fiebre), es la base de otras sustancias que tienen diversos usos.
  •  

    * Validación técnica Maestro en ciencias Miguel Ángel Meza Vudoyra

     

 

Receta publicada en la revista no. 366 agosto 2007