Churros

Rendimiento: 2 kg aproximadamente
Tiempo de preparación: 2 horas

Ingredientes:

  • 1 litro de agua hervida o clorada
  • 1 kg de harina de trigo
  • 1 taza de azúcar (para espolvorear) (250 g)
  • 1 cucharada cafetera de mantequilla
  • 1 cucharada cafetera de vainilla
  • 1/4 de cucharada cafetera de sal
  • 2 cucharadas soperas de leche condensada (opcional)
  • 2 tazas de aceite vegetal (para freír)
 
Utensilios:
  • Cacerola de peltre con capacidad de 2 litros
  • Sartén o cacerola grande para freír
  • Pala de madera
  • Duya para churros (puede utilizar una bolsa de plástico con un orificio pequeño en la base)
  • Pinzas o volteador
  • Plato extendido
  • Papel absorbente o de estraza
 

Procedimiento:
  • Ponga en la cacerola a hervir el agua con sal y la mantequilla durante dos minutos, y deje al fuego hasta que forme espuma.
  • Retire de la estufa. Agregue la harina poco a poco sin dejar de mover con la pala, hasta que se integre y no forme grumos.
  • Luego, añada la esencia de vainilla. Si desea mejorar la consistencia y el sabor, agregue la leche condensada sin dejar de mover.
  • Una vez que todos los ingredientes estén integrados, coloque la masa sobre una mesa limpia, previamente enharinada, y deje enfriar hasta la temperatura que soporte el dorso de su mano.
  • Caliente en la sartén el aceite, forme con la duya los churros y fríalos. Para que doren de manera uniforme puede ayudarse con las pinzas, rociando aceite caliente sobre ellos.
  • Ya dorados, escúrralos en la pala y colóquelos sobre el plato extendido y el papel absorbente, espolvoree inmediatamente con el azúcar y deje reposar para eliminarles el exceso de aceite. Sírvalos fríos o calientes.
 

Envasado, conservación y caducidad:

Guarde los churros preferentemente en una panera forrada con papel absorbente y tapados, o bien, en una bolsa de papel.
El producto elaborado mediante esta tecnología tiene una duración de tres días.

 

Recomendaciones:
  • También puede espolvorear los churros con canela o chocolate en polvo.
  • El aceite debe estar bien caliente para que queden dorados y crujientes.
  • No guarde mucho tiempo los churros, se reblandecen.
  • Puede hacer los churros en forma de espiral, es decir, enrollándolos de manera circular en el aceite caliente para no hacerlos de uno en uno.
 

Receta publicada en la Revista del Consumidor