Buñuelos

Tiempo de preparación: 3 horas
Rendimiento: 15 piezas

Ingredientes:

  • 1/2 kg de harina de trigo (4 1/2 tazas)
  • 1/2 taza de leche (125 ml)
  • 1 taza de agua hervida o clorada (250 ml)
  • aceite de cocina para freír (el necesario para cubrir perfectamente las tortillas)
  • 1 1/2 tazas de agua hervida o clorada*
  • 1 raja de canela*
  • 1 cucharada de semillas de anís*
  • 1/2 barra de piloncillo*
  • 6 cáscaras de tomate verde limpias
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 3 huevos
  • 3 cucharadas de manteca vegetal
  • 1 cucharadita de polvo para hornear

* Ingredientes necesarios para preparar la miel de piloncillo.

 
Utensilios:
  • Bolsa grande de plástico o panera grande con tapa
  • Sartén honda
  • Colador de orificio fino
  • Cacerola con capacidad de 5 litros
  • Rodillo
  • Papel aluminio
  • Palitos de madera para manipular el buñuelo en el aceite
  • Tazón de vidrio con capacidad de 2.5 l
  • Cuchara
  • Platón o charola
 

Procedimiento:








  • En la cacerola ponga a hervir la taza de agua con las cáscaras de tomate y las semillas de anísdurante cinco minutos.
  • En una superficie plana, limpia y seca cierna la harina con ayuda del colador; en el centro de la harina forme una fuente (hueco) y vierta ahí el polvo para hornear, la canela en polvo y la manteca e integre todo perfectamente.
  • Vuelva a formar una fuente y añada 7 cucharadas soperas de té de anís (preparado en el paso 1) y amase. Después agregue poco a poco la leche y los huevos.
  • Cubra la masa con el papel aluminio y deje reposar durante 1 hora dentro de la cacerola en un lugar tibio.
  • Transcurrido ese lapso, se forman bolitas del tamaño de un tomate.
  • En una superficie plana previamente enharinada, con el rodillo se estira la bolita de masa hasta formar una tortilla muy delgada, casi transparente. Las tortillas se van colocando sobre una superficie seca y se dejan reposar media hora.
  • En la sartén honda se pone a calentar el aceite y ahí se fríen los buñuelos; se voltean con los palitos. Deben quedar bien dorados.
  • Los buñuelos se van colocando en un plato o charola cubierto con una servilleta de papel o pedazo de papel estraza para que escurra el exceso de aceite y se enfríen.

Para la miel de piloncillo

  • Ponga a calentar un recipiente con 1 1/2 tazas de agua
    y cuando comience a hervir agregue el piloncillo, el anís y la canela. Deje hervir hasta que espese un poco (45 min. aproximadamente).
  • Enseguida se cuela la mezcla y se vacía en un recipiente. Al servirlos se bañan con miel.
 

Caducidad:

Los buñuelos elaborados mediante esta tecnología mantienen su frescura hasta por 4 días

Envasado y conservación

Una vez fríos, los buñuelos se guardan en una bolsa de plástico o en una panera.
Deben conservarse en un lugar seco y fresco.

Beneficio

Al elaborar usted mismo sus buñuelos asegura su higiene y calidad

Recomendaciones

  • Los buñuelos deben estar muy delgados para que al freírlos queden crujientes. Quienes saben dicen que ¡si se puede ver a través de la tortilla, están perfectos!
  • El aceite debe estar muy caliente para que los buñuelos se doren perfectamente.
  • Sumerja el buñuelo en el aceite y cuando adquiera consistencia dura déle vuelta.
    Sólo se voltean una vez.
  • Al preparar la miel, puede agregarle trozos de guayaba o de tejocote.
 

Aporte nutrimental:

Los buñuelos aportan a la dieta carbohidratos y grasas, nutrientes que generan la energía para realizar las actividades diarias, sin embargo, este alimento no debe consumirse en exceso. Los buñuelos también contienen proteínas, provenientes del huevo y la harina, indispensables para la formación y mantenimiento de los músculos.

Dato interesante

La cocina es una de las manifestaciones más opulentas del arte y la cultura de nuestro país.
El mestizaje cultural dio origen a un sinfín de platillos propios de cada región. Curiosamente, para celebrar la Independencia, cada septiembre se preparan diversos guisos con ingredientes originarios de ambos continentes: pozole, pambazos, tostadas con guisos, entre otros, y los enormes y frágiles buñuelos que apilados esperan su baño de miel.

 

Receta publicada en la revista no. 343 deSeptiembre 2005