Chicharrón de harina

(Rendimiento: 150 g, 42 piezas aprox.)
Tiempo de preparación: 9 horas

Ingredientes:

  • 3 tazas de agua
  • 1 taza de harina integral de trigo (145 g)
  • ½ taza de aceite vegetal
  • 3 cucharadas cafeteras de polvo para hornear
  • ½ cucharada cafetera de sal
 
Utensilios:
 
  • Colador de orificio pequeño
  • Tazón de plástico o vidrio con capacidad de 1-2 L
  • Pala de madera o cuchara grande de cocina
  • Cacerola de peltre con capacidad de 1 L
  • Charola
  • Cuchillo o moldes para galletas
  • Manta de cielo limpia, del tamaño de la charola
  • Bolsa de plástico o recipiente metálico con tapa
  • Etiqueta adherible
  • Sartén o freidora
  • Volteador
  • Platón
  • Papel de estraza o servilletas de papel
 

Procedimiento:
 
  • Cierna con la ayuda del colador el harina junto con el polvo de hornear añadiéndolos en el tazón de plástico o vidrio. Mezcle con la sal y el agua, ayudándose con la pala o cuchara, hasta obtener una consistencia suave y sin grumos.
  • Vacíe la mezcla en la cacerola y ponga al fuego durante 3 minutos para que espese, sin dejar de mover.
  • Pasado este tiempo, engrase la charola con un poco de aceite y vacíe la pasta, extendiéndola hasta que tenga un grosor de medio centímetro aproximadamente.

  • Deje la pasta reposar a temperatura ambiente por 4-6 horas en un lugar limpio de insectos y polvo.

  • Pasado el tiempo de reposo, corte con el cuchillo en forma de rectángulos o triángulos o con los moldes para galletas. Después, cubra con un lienzo y expóngala al sol para que seque (aprox. 3 horas). La pasta debe quedar dura y seca.

  • Para freírla, ponga a calentar a fuego alto el aceite en la sartén; ya caliente baje la flama a la mitad y agregue los chicharrones en partes y déjelos freír, bañándolos con el aceite caliente con ayuda del volteador y cuidando que no se quemen.

  • Ya fritos, ponga a escurrirlos en el platón cubierto de papel de estraza o servilletas de papel para retirar el aceite en exceso.


Envasado y conservación:

Retire los chicharrones secos de la charola y guárdelos dentro de la bolsa de plástico o el recipiente de metal, ciérrelos perfectamente y coloque la etiqueta con el nombre del producto, fecha de elaboración y caducidad, consérvelos en un lugar fresco, seco y oscuro.

Caducidad:

Los chicharrones elaborados mediante esta tecnología tienen una caducidad de 6 meses.

Aporte nutrimental:

Los chicharrones aportan a la dieta una cantidad importante de carbohidratos y grasas. Ambos sirven para la obtención de energía que requiere el organismo para las funciones diarias. Sin embargo, el abuso en su consumo puede dar origen a la obesidad.

Aportan, en una muy pequeña cantidad, proteínas, que sirven para el mantenimiento y formación de músculos.

 

Dato interesante:
La consistencia del chicharrón se debe a que el polvo para hornear se degrada por acción del calor y se forma bióxido de carbono. Este gas queda atrapado en la masa formada por la harina de trigo, dando origen a las burbujas y a la esponjosidad.

Beneficios:

Al elaborar esta tecnología en casa asegura la higiene y la calidad del producto, a la vez que, obtiene un ahorro en su economía.

Recomendaciones:

  • Puede utilizar harina de trigo blanca.
  • Las hojuelas obtenidas al cernir la harina se vacían nuevamente al envase de la harina.
  • Puede usar horno para secar la pasta en días nublados, tapando la charola con papel aluminio y se hornea a 170°C de 30 a 45 minutos, al sacarla del se corta la pasta en las figuras deseadas.
  • Ya fritos puede acompañarlos de una salsa picante con mucho limón, limón, sal o chile piquín.
 

Receta publicada en la Revista del Consumidor