Dulces de tamarindo
Rendimiento 1.8 kg
Tiempo total de preparación Una hora

Ingredientes:

  • 1 litro de agua hervida o purificada


  • 4 ½ tazas de azúcar (900 g)


  • 1 kg de tamarindo
Utensilios :
  • Aplastador


  • Colador grande de plástico


  • Pliego de papel celofán
 

Preparación:

1. Pele los tamarindos y enjuáguelos bajo el chorro del agua dentro del colador grande para quitarle restos de cáscara y tierra. Déjelos escurrir.

2. En una olla ponga a calentar el agua (se recomienda taparla para que hierva más rápido). Una vez que suelte el hervor, añada los tamarindos cuidando que queden bien sumergidos. Tape la olla y deje hervir durante 10 minutos.

3. Ponga los tamarindos en el colador, y con ayuda del aplastador tritúrelos dejando caer la pulpa en una cacerola. Si es necesario agregue un poco de agua para facilitar este paso.

4. Ponga al fuego la cacerola con la pulpa, agregue 4 tazas de azúcar y mueva con una cuchara para evitar que se pegue en el fondo y se queme.

5. Cuando el tamarindo tome una consistencia muy espesa –como de una pasta– y se vea el fondo del recipiente (podrá notar que se escucha el sonido de la pulpa al tocar el fondo caliente), retírelo del fuego y déjelo enfriar.

6. Vierta el azúcar restante (1/2 taza) en un recipiente plano. Forme bolitas con la pulpa y revuélquelas en el azúcar.
 

Caducidad

Un año aproximadamente

Conservación

Los dulces de tamarindo se envuelven en trozos de papel celofán. Deben guardarse en la alacena dentro de una bolsa de plástico.

    
Datos interesantes

El origen del tamarindo es incierto, ya que algunos investigadores afirman que proviene de la India, mientras otros aseguran que es africano. Se emplea medicinalmente tanto en América como en la India y en los países árabes para combatir la disentería y otras enfermedades intestinales propias de los trópicos. Debido a que contiene mucha pectina, también se utiliza como laxante.

Es uno de los ingredientes de la típica salsa inglesa, que se utiliza para condimentar platillos y cocteles como el bloody Mary. De las hojas del tamarindo se extrae una sustancia para elaborar un colorante amarillo

Recomendaciones
  • Al comprar tamarindo asegúrese de que la cáscara no tenga perforaciones, que son señal de plagas; asegúrese también de que el color sea el característico (no opaco).


  • El dulce es una forma muy versátil de conservar el tamarindo. Puede utilizarse para preparar aguas frescas, agregando unos cuantos dulces en una jarra de agua con hielos. Si prefiere, puede licuarlos.


  • Al azúcar donde se revuelcan los dulces puede agregar ¼ de cucharadita de sal y 2 de chile piquín para hacer dulces salados y picositos.


  • Puede retirar del fuego la pulpa cuando aún no esté demasiado espesa y envasarla en vasitos desechables del número cero, cerrarlos con papel celofán y asegurarlos con una liga.

* Validación técnica maestro en ciencias Miguel Ángel Meza Vudoyra
Ecónoma Ángeles Guevara