Caramelos

Rendimiento: 800 g
Tiempo de preparación: 45 minutos
Caducidad: un año
Ahorro: 30% con respecto al producto comercial

Ingredientes:
• 1/2 de taza de agua purificada
• 2 tazas de azúcar blanco (refinado)
• 1 taza de miel de maíz
• 1/4 de cucharadita de ácido cítrico*
• 1 cucharadita del saborizante de su preferencia*
• colorante vegetal comestible (de acuerdo con el sabor)
• 1/2 cucharadita de aceite de maíz o de girasol

* Se consigue en tiendas de autoservicio o de materias primas
 
 
Utensilios:
• bolsa de plástico
• cacerola de 1.5 litros
• molde de vidrio refractario
• papel celofán
 
Procedimiento:
1. Vierta el agua en la cacerola y póngala a fuego alto. Agregue el azúcar y la miel de maíz y agite constantemente con una cuchara.
2. Cuando el caramelo alcance el punto de bola dura (vea “Puntos de cocción del azúcar” en el vínculo “Procedimientos y técnicas”), es momento de agregar el ácido cítrico, el saborizante y el colorante; inmediatamente después retire del fuego.
3. Engrase el molde con el aceite, vacíe pequeñas porciones del caramelo con una cuchara y deje enfriar a temperatura ambiente.
4. Cuando el caramelo esté tibio y pueda tomarlo con las manos, puede darle diversas formas, como bastones o alguna otra figura.
 
Conservación:
Cuando los caramelos estén completamente fríos, envuelva cada uno de ellos en papel celofán y guárdelos dentro de una bolsa de plástico. Consérvelos en la alacena.
 
Recomendaciones:
• El ácido cítrico debe agregarse hasta el final, ya que provoca el oscurecimiento del jarabe, lo que afecta la presentación de los caramelos.
• Es importante agregar el saborizante hasta el final porque de otro modo se evapora y pierde sus propiedades.
• En vez de verter gotas de caramelo con una cuchara, puede utilizar moldes previamente engrasados con aceite de maíz o de girasol.
• Puede meter una pasita en el caramelo aún caliente para que se solidifique alrededor de ésta.
 
¿Dudas? Imprimir Recomienda esta página

Validación técnica: Mtro. en Ciencias Miguel Ángel Meza V.