Inicio > Educación y Divulgación > Brújula de compra > Histórico 2009 > Casas de empeño: Contar con efectivo tiene su precio

Brújula de compra

Casas de empeño: Contar con efectivo tiene su precio

Por Alma Beade Ruelas
(12 de enero 2009)

Si utilizas este material por favor cita al boletín electrónico Brújula de compra de Profeco (www.profeco.gob.mx)

Regularmente cada inicio de año es símbolo de buenos deseos, promesas y proyectos; sin embargo, como resultado de la falta de planeación en el uso del aguinaldo se enfrentan situaciones de sobreendeudamiento que repercuten en el gasto futuro y, por lo tanto, en la forma de vida.

De acuerdo con el sondeo telefónico sobre hábitos de utilización del aguinaldo por la Dirección General de Estudios sobre Consumo de Profeco del 24 de noviembre al 2 de diciembre de 2008, 19.5% de los entrevistados destinarán su aguinaldo al ahorro y 20.3% para pagar deudas. El porcentaje restante se distribuye principalmente en gastos de temporada (27.8%), inversiones domésticas (23.8%) y otros (8.6%).

En ocasiones, después de un periodo de alto consumo, el dinero ya no alcanza o se acabó, situación ante la cual algunas personas recurren al crédito o financiamiento.

Una de las opciones que permite obtener dinero de forma “rápida” es el crédito prendario ofrecido a través de las casas de empeño.

El crédito prendario no es más que dejar algo en prenda como garantía del cumplimiento de un compromiso o de la devolución de un préstamo, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. El empeño tuvo lugar en Italia en el siglo XV a iniciativa de los franciscanos, como una forma de apoyar a los agricultores, artesanos, pequeños comerciantes y a los pobres.

Ahora bien, en este mercado participan empresas nacionales y extranjeras, así como instituciones de asistencia privada (IAP), las cuales operan con fines humanitarios sin propósito de lucro.

La Asociación Nacional de Casas de Empeño (ANACE) explica que en México un alto porcentaje de la población económicamente activa (personas que realizaron algún tipo de actividad económica o buscaron activamente hacerlo, según el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática INEGI) no tiene acceso a créditos bancarios, pero sí necesidades concretas de financiamiento, de ahí que el crédito prendario se convierta en una opción más en el mercado financiero.


¿Como funcionan?

De acuerdo con el estudio “Casas de empeño, costos estratosféricos” publicado en la Revista del Consumidor de diciembre de 2006, las casas de empeño prestan una cantidad de efectivo sobre el valor de una prenda, que el cliente recupera mediante el pago del capital más el costo del préstamo en un plazo acordado.

Cuando el propietario de la prenda (denominado pignorante) no cumple con el pago o no refrende su préstamo, el artículo empeñado se pone a la venta.

Los pasos para empeñar son los siguientes:

1. Es necesario presentar una identificación oficial y obviamente la prenda a empeñar.

2. Se valúa la prenda.

3. Informan al solicitante el monto del préstamo (desde 30% hasta 80% del avalúo).

4. Se firma un contrato.

5. La casa de empeño entrega el efectivo junto con la boleta de empeño.

6. El consumidor recibe una copia del contrato que incluye la descripción de la prenda depositada, el costo anual total (CAT) y las condiciones para su recuperación (plazo e importe a pagar). Además especifica el monto del seguro contra robo (de la casa de empeño) y el almacenaje.

Ahora bien, para recuperar la prenda es necesario pagar a la casa de empeño el monto total, de preferencia uno o dos días antes del plazo establecido. En caso que el cliente necesite más tiempo para recuperar su prenda, solicita un refrendo, es decir, ampliar el plazo pagando los costos del periodo vencido.


Todo en norma

En México, a partir de junio de 2006 se adicionó a la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) el artículo 65 bis que regula la operación de las casas de empeño y se hace competente a la Profeco para intervenir en asuntos relacionados con este tipo de operaciones.

Asimismo, a partir del primero de enero de 2008 entró en vigor la norma oficial NOM-179-SCFI-2007, la cual establece los requisitos de información comercial que deben proporcionar las casas de empeño al consumidor así como la información que debe contener el contrato que le entregarán.

Esta norma oficial, entre otras cosas, obliga a las casas de empeño a registrar su contrato de adhesión ante la Profeco, quien se encarga de revisar el clausulado para que no incluya condiciones abusivas en contra del consumidor.

Para comprobar si una casa de empeño tiene registrado su contrato ante Profeco se puede consultar el Buró comercial en la opción de contratos de adhesión y con el nombre del establecimiento o número de contrato a comprobar si cuentan con registro.

La NOM-179-SCFI-2007 no es aplicable a instituciones de asistencia privada (IAP), toda vez que la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) en su artículo 65 bis aclara que sólo es para personas físicas y sociedades mercantiles.

Por otra parte, el 27 de mayo de 2008 se publicaron en el Diario Oficial de la Federación las Disposiciones de Carácter General a que se refiere la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros en materia de contratos de adhesión, publicidad, estados de cuenta y comprobantes de operación emitidos por las entidades comerciales.

Al respecto, la Lic. María de los Ángeles Jasso Cisneros, Directora General de Contratos de Adhesión Registros y Autofinanciamiento de Profeco, explicó a Brújula de Compra: “Las disposiciones generales permiten que la información sea más clara para el consumidor, pues obliga a los establecimientos a incluir el costo anual total (CAT) en la carátula del contrato, así como todas las comisiones que se cobran como el almacenaje, la comercialización, etc.”.

En estas disposiciones también se especifica que tanto el tamaño de letra de la carátula como del contrato de adhesión deben ser de 12 y 8 puntos, respectivamente. Es decir, se acabaron las letras chiquitas.

“Con las disposiciones generales se pretende explicar al cliente el contenido y alcance del contrato de adhesión, a fin de que pueda comparar dónde le sale más barato solicitar su préstamo y dónde le cobran la comisión más alta”, explicó la funcionaria.


La importancia del CAT

De acuerdo con el Banco de México, el CAT es el costo del financiamiento expresado en términos porcentuales anuales, que para fines informativos y de comparación, incorpora la totalidad de los costos y gastos inherentes a los créditos, a fin de que las personas tomen mejores decisiones de compra.

La Lic. Jasso Cisneros manifestó que “las casas de empeño están obligadas a dar a conocer el CAT antes de la contratación en cualquier información que se proporcione”. Adicionalmente, dentro de las disposiciones generales se especifica que en la elaboración de la publicidad las entidades comerciales deberán indicar el CAT vigente con caracteres distintivos y visibles.


El empeño de Profeco

El 5 de septiembre de 2008 concluyó la segunda etapa del Programa Nacional de Verificación y Vigilancia de Casas de Empeño 2008 llevado a cabo por la Profeco. El objeto de dicho programa fue evitar que los usuarios de los servicios de casas de empeño vean vulnerados sus derechos al no disponer de información clara y veraz respecto de las condiciones, tasas de interés, plazos o garantías de los préstamos.

Se verificaron mil 486 casas de empeño a escala nacional, de las cuales 500 se emplazaron a procedimiento administrativo por haberse detectado diversos incumplimientos a la LFPC en su artículo 65 bis y a la Norma Oficial Mexicana NOM-179-SCFI-2007.


Entre los incumplimientos detectados se encontraron los siguientes:

1. Exhibición de tarifas y precios en moneda extranjera

2. Omisión a la exhibición o anuncio de la tasa de interés anualizada que se cobra sobre saldos insolutos o del CAT

3. No exhibición de precios de los productos destinados a la venta

4. Inexistencia de un contrato de adhesión o de su registro ante la Profeco

5. No exhibición del contrato de adhesión

6. Falta de exhibición permanente a la vista del público de una pizarra de anuncio o medio electrónico en donde se mencione el porcentaje del préstamo conforme al avalúo de la prenda.

7. Inexistencia o falta de exhibición del procedimiento de comercialización de la prenda.

De acuerdo con el Lic. Rafael Tejeda Correa, Jefe de Departamento de Verificación a Normas Oficiales Mexicanas de Profeco, las multas van de 500 mil pesos hasta 2 millones de pesos.


Quejas

Cifras de la Dirección General de Quejas y Conciliación, revelan que a diciembre de 2008 los consumidores presentaron ante Profeco 689 quejas contra casas de empeño. Los proveedores con más quejas son:

1. Nacional Monte de Piedad, IAP

2. Montepío Luz Saviñón, IAP

3. First Cash, SA de CV

Los principales motivos de reclamación tienen que ver con la entrega del producto o servicio, cambios devoluciones o modificaciones, pérdidas o deterioro del bien.

En caso de incumplimiento en la prestación del servicio se puede acudir a la delegación más cercana de Profeco o llamar al 5568 8722 en la Ciudad de México o al 01 800 54 68 87 22 de cualquier otro lugar de la República Mexicana.


Recomendaciones

Si vas a empeñar toma en cuenta lo siguiente:

1. Antes de empeñar considera si tendrás los recursos para recuperar la prenda.

2. Es importante investigar y tomar en cuenta el CAT de por lo menos tres casas de empeño.

3. Cerciorarse que la casa de empeño exhiba las tarifas en pesos mexicanos.

4. Consultar en el Buró Comercial de Profeco las casas de empeño que cuentan con contrato registrado, así el consumidor podrá conocer que no existen condiciones desventajosas en su contra.

5. Leer detenidamente el contrato permitirá conocer y tomar en cuenta las condiciones a las que se compromete tanto el consumidor como el establecimiento.

6. El contrato de adhesión, es el instrumento que ayudará en caso de problemas o inconformidad con el servicio.

7. Los intereses se cobran por días devengados.

8. Aclarar todas las dudas respecto al contrato y el servicio permitirá al consumidor evitar confusiones.

En el boletín Brújula de compra se pueden consultar los siguientes artículos relacionados con este tema:

Entre empeños te veas: Valuación y tasas de interés

El empeño: Anticipe la “cuesta de enero”

El Costo Anual Total (CAT) y el crédito a pagos fijos

Crédito a pagos fijos

El extraño caso de los bolsillos vacíos antes de la quincena: Los gastos hormiga

La importancia de elaborar un presupuesto familiar

Realiza tu propio presupuesto mensual

La capacidad de endeudamiento

Para comprar sin dolor

Estrategias de disminución de deudas

Para calcular el CAT


Última modificación :
10-Nov-2011 por la Dirección General de Estudios sobre Consumo

 

Histórico boletín Brújula de compra



Este documento es parte del archivo histórico de Profeco. Las cifras y los datos son sólo una referencia, ya que no están actualizados.