Inicio » Consumidores » Brújula de compra » Histórico 2006 » Piratas: Parecen… pero no son


Brújula de compra

Piratas: Parecen… pero no son
Por Amadeo Segovia
(26 de Junio 2006)

Si utilizas este material por favor cita al boletín electrónico Brújula de compra de Profeco (www.profeco.gob.mx)

Copias, clones, productos no originales, imitaciones, ilegales, son algunas de los conceptos con que los consumidores definen la piratería de acuerdo con la Encuesta sobre Piratería realizada por la Dirección General de Estudios sobre Consumo de la Profeco.

El abogado Mauricio Jalife Daher comentó a Brújula de compra que la piratería es esencialmente una usurpación que afecta la propiedad intelectual y los derechos de autor.

"Para que exista la piratería debe haber escala comercial, no es un tema incidental. Hay una organización detrás orientada a la manufactura, importación, distribución, comercialización, financiamiento, y distribución o lavado de los recursos: hay toda una logística detrás bastante bien soportada. Está orientada a la falsificación de los productos. A veces confundiendo a los consumidores y a veces no confundiendo a los consumidores, es decir contando con su consentimiento para la compra", afirmó.

Aunque 71.0% de quienes compran piratería lo hacen por el ahorro que representa, 67.8% ha tenido problemas con el producto adquirido, según la encuesta, por lo que la ilusión de adquirir algo que no está al alcance termina en el autoengaño, explicó María García y García, Directora General de Educación y Organización de Consumidores de Profeco.

"Al comprar un producto que es copia ilegal del original a un precio módico se cae en el autoengaño y en la ilusión de que se adquiere algo de prestigio, con el riesgo de que el producto sea inservible al poco tiempo", comentó García.

De acuerdo con Rafael Anzures Uribe, Director General de Verificación y Vigilancia de la Profeco, "venimos trabajando para que no haya engaño al Consumidor, es decir, evitar que algunos artículos se vendan como algo que a la hora de la hora no son y entonces haya un daño al consumidor conforme a lo establecido en la propia Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) y en términos de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM)".

Los derechos

La propiedad intelectual, es decir, aquella que se refiere a las creaciones de la mente (invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizadas en el comercio) se divide en las siguientes categorías:

a) La propiedad industrial que incluye las patentes de invenciones, las marcas, los diseños industriales y las indicaciones geográficas.

b) Los derechos de autor que contemplan obras literarias, tales como novelas y poemarios, obras de teatro, películas y obras musicales; obras artísticas, tales como dibujos, pinturas, fotografías y esculturas, y diseños arquitectónicos. Estos derechos detentan el derecho exclusivo a utilizar o autorizar a terceros a usar la obra de conformidad con los términos referidos de común acuerdo.

Los delitos

De acuerdo con Jalife, la piratería también está ligada a otros delitos graves como la adulteración de algunos productos como licores, perfumes, contrabando y venta de mercancía robada, entre otros.

"Los usuarios que bajan música por Internet cometen un delito grave, según la ley, como el que lo hace para la venta en la vía pública; es decir, está presente el fin de lucro que la ley exige, aquí consiste no en que tú pretendas comercializar la obra a terceros, el fin de lucro existe por el ahorro que te supone no comprar el original, ahí está la existencia del lucro, de lo que tú te ahorras".

Añadió que a veces la gente piensa que para que exista lucro debe haber una comercialización de la obra, y no es así, "hasta para tu consumo interno, si tú estas dejando de pagar una cantidad por el disfrute de una obra, en ese momento ya existe el ilícito".

Fotocopiar parte de un libro o un libro completo es un delito a pesar de que las bibliotecas públicas y las universidades lo hagan como si no pasara nada, pero provoca cuantiosas pérdidas fiscales para los gobiernos, inhibe la generación de nuevos empleos, etc.

Quienes venden productos pirata cometen el delito de falsificación de marcas, de acuerdo con la fracción segunda y la fracción tercera del artículo 223 de la Ley de Propiedad Industrial.

"Esencialmente así se definen esos delitos, como falsificación de marcas. Adicionalmente, cometen el delito de uso no autorizado de obra protegida, que está previsto en los artículos 424 y siguientes del Código Penal, en materia de derechos autorales, esos son los delitos que normalmente se cometen", explicó Jalife.

El hecho de proveer insumos para su manufactura, su distribución, su importación y su venta también constituye delito, agregó, y la sanción va de tres a diez años de prisión, sin embargo, el problema de la piratería no es la sanción sino su implementación.

"Todavía no somos conscientes de la gravedad, pensamos cómo podemos sancionar con una pena más grave a quien produce videos o vende películas. Socialmente son delitos que todavía no tienen el repudio que tienen otros; esta incongruencia de la severidad de las penas hace que el sistema esté en una crisis muy importante".

Panorama mundial

La piratería está presente en todos los países con mayor o menor intensidad, debido que existen varios factores tales como la solidez de las leyes de protección intelectual, la infraestructura necesaria para copiar las obras originales y las diferencias culturales. Además, la piratería no es la misma en cada país, pues varía incluso de una ciudad a otra, de industria a industria y según las características sociodemográficas de los personas.

México ocupa el cuarto lugar en piratería, sólo superado por Rusia, China e Italia en cuanto a pérdidas generadas en la industria de música, películas, libros, software de entretenimiento y comercial, esto de acuerdo con el informe global 2005 Reporte Especial 301, de la Alianza Internacional para la Propiedad Intelectual (IIPA, por sus siglas en inglés) que agrupa a mil 900 empresas de 68 naciones, con sede en EU.

Aunque es incierto precisar cuándo inicia la piratería en México, ésta se intensifica a partir de los años 70, cuando aparecen las primeras marcas de artículos como Lacoste, Sergio Valente, Gucci y Guess. Luego llega en su etapa más explosiva a otros sectores como los cosméticos y más recientemente en bienes duplicables como películas, programas de computación, música grabada en discos compactos y videojuegos.

De acuerdo con el reporte especial 301 de la Alianza Internacional para la Propiedad Intelectual (IIPA, por sus siglas en inglés), durante los últimos siete años las industrias de la música, software de entretenimiento, software comercial, películas y libros ha perdido anualmente, en promedio, casi un millón de dólares por la piratería, lo que coloca al país en el primer lugar de América Latina.

En el siguiente cuadro se observa que en 2007 las pérdidas ascendieron a mil 266 millones de dólares, es decir entre 2006 y 2007 se incrementaron 16.8%.

Ingresos perdidos en México
(cifras en millones de dólares)

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

Música

366.8

459.0

360.0

326.0

376.8

486.6

527.0

Software entretenimiento

202.5

ND

136.9

132.2

137.7

182

273

Software comercial

146.9

168.9

220.0

222.2

214.2

374

425

Películas

50.0

50.0

50.0

140.0

483.0

ND

ND

Libros

40.0

40.0

40.0

42.0

42.0

41

41

Total

806.0

717.9

806.9

862.2

1,253.4

1,083.6

1,266.0

ND: No disponible
Fuente: Dirección General de Estudios Sobre Consumo de Profeco, con información de la Alianza Internacional para la Propiedad Intelectual (IIPA). Internacional Intelectual Property Alliance 2008 Special 301 Report, México.

Para muestra

La piratería en nuestro país ha trastocado a gran parte de la sociedad mexicana. Por ejemplo, en la Ciudad de México los principales compradores de piratería son personas de entre 20 y 45 años, sobre todo de clase media baja y la mayoría está de acuerdo con la piratería o no le importa sus consecuencias, según la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine), en un informe dado a conocer en mayo pasado.

Canacine también concluye que seis de cada 10 personas de la Ciudad han adquirido una vez una película pirata, y de ellos 14 por ciento sólo compra productos ilegales.

Señala que en México hay 30 mil puntos de venta ilegales y el año pasado se comercializaron entre 30 y 45 millones de DVD o VCD piratas, mientras que la industria formal vendió o rentó 22 millones de copias.

Además revela que la piratería ha provocado pérdidas por 330 millones de dólares para la industria cinematográfica y del video, en tanto que los cines dejan de vender casi 40 millones de boletos.

Entre los principales motivos para comprar piratería destacan los bajos precios y la facilidad para conseguir la película, pues se encuentran los títulos antes de que se estrenen en el cine, añade el documento.

Las cifras de otras fuentes consultadas indican que la piratería se concentra principalmente en la música y películas, aunque ya está afectando a otros rubros como el de bebidas alcohólicas, cine y medicamentos.

El mercado de la piratería

 

De acuerdo con los resultados de la Encuesta sobre piratería de Profeco, los artículos pirata que más se adquieren en la vía pública (mercados ambulantes y tianguis) son: música (78.6%) y películas (69.2%).

¿Por qué la piratería?

 

Entre los artículos pirata que los encuestados dijeron comprar menos están los medicamentos (4.7%) y las bebidas alcohólicas (1.2%), ya que 68.8% mencionó que sabe identificar medicamentos o bebidas adulteradas.

Entre quienes compran productos pirata la mayoría (67.8%) lo hace a pesar de que ha tenido problemas con las mercancías que adquiere, mencionaron por ejemplo que el producto se ve o se escucha mal (60.7%) o que es de poca durabilidad (16.0%).

La percepción que tienen las personas con respecto al aumento o disminución de la piratería en nuestro país, coincide con los datos de la IIPA, debido que 86% manifestó que aumentó en los últimos dos años. 95.3% señaló que la autoridad correspondiente no han hecho nada o ha actuado poco en contra de la piratería.

Mauricio Jalife consideró que se deben diseñar programas de fondo, de corto y largo plazo, para revertir el proceso de la piratería.

"Se necesitan muchas acciones coordinadas de gobierno, particulares y la sociedad en su conjunto para lograr controlar este fenómeno. La educación debe ser parte del proceso, parte del nivel de escolaridad en su conjunto. Se necesita una nueva Ley federal contra la piatería, que reúna toda la dispersión de leyes para que ataque el problema de fondo", enfatizó.

Los resultados de la Encuesta sobre piratería, los cuales puedes consultar en el histórico de Encuestas y sondeos del sitio de Profeco, muestran que 23.2% calificó a la piratería como una actividad dañina, porque considera que los productos son de mala calidad, afecta la economía del país y es un delito.

Los precios

original o copia


En un recorrido por la ciudad el pasado 11 de marzo encontramos que un disco compacto original CD (con ocho canciones) sobrepasa los 240 pesos, mientras que un CD en formato MP3 con 100 o 200 melodías en versión pirata puede costar entre 10 y 25 pesos. Asimismo, una película original en DVD tiene un precio entre 54 y 285 pesos en tiendas departamentales o supermercados y la versión pirata en el mercado informal cuesta entre 25 y 50 pesos, como se observa en el siguiente cuadro:

Acciones de Profeco

De acuerdo con Rafael Anzures Uribe, Director General de Verificación y Vigilancia, Profeco realiza operativos conjuntos con la Procuraduría General de la República, la Secretaría de Hacienda, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios o el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI ).

"De manera conjunta con el IMPI verificamos normas o ley y ellos verifican el registro de marcas, pero cada quien bajo el ejercicio de sus facultades.

"Hay programas permanentes de verificación, por ejemplo: El de bebidas alcohólicas (NOM 142 referente al etiquetado comercial y sanitario), lácteos que se cumpla la NOM 155 (que establece la diferencia entre leche, fórmula láctea o producto lácteo) o la NOM 158 para el jamón de pierna de cerdo o pavo, para ver que se estén vendiendo los productos como lo que realmente son. En el caso de los productos que se venden en la vía pública no están sujetos a una NOM específica, pero sí por ejemplo se hacen programas periódicos en cuestión de electrodomésticos y aparatos electrónicos. En el caso de los importados se revisa que tengan su cumplimiento de las NOM específicas o genéricas y que cumplan con las especificaciones propias para ese tipo de productos", enfatizó Anzures.

Profeco busca crear consumidores críticos, inteligentes y reflexivos, para que cuando se adquieran bienes o servicios sea en relación con la necesidad y el poder adquisitivo. Por ello atiende mensualmente en 1,600 organizaciones de consumidores a 70 mil personas, en las 52 delegaciones de Profeco en el país, informó María García y García, Directora General de Educación y Organización de Consumidores

En estas reuniones de consumidores se dan recomendaciones como el leer las etiquetas del producto, para que la elección sea con base en la información del mismo bien o servicio; revisar el instructivo, la garantía y constatar que esté en el empaque original. Así como que el consumidor adquiera lo que esté dentro de sus posibilidades personales y acorde con sus necesidades.

Las acciones gubernamentales

Nueve dependencias del Gobierno de nuestro país y un grupo de empresas están promoviendo acciones encaminadas a combatir la piratería.

El 19 de junio del año en curso el Presidente de la República firmó el Acuerdo Nacional contra la Piratería junto con la Procuraduría General de la República, las Secretarías de Hacienda, Economía, Educación Pública, Gobernación, Función Pública, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial y el Instituto Nacional de Derechos de Autor.

Con este acuerdo, el Gobierno luchará contra la piratería mediante tareas de inteligencia e investigación, a estas autoridades federales se suman otras estatales y municipales.

Los principales compromisos de este acuerdo son: crear un sistema de información que permita evaluar el crecimiento o disminución de la piratería, sancionar a quienes incurra en la piratería, revisar el marco legal para combatir este delito, actualizar la ley en materia de derechos de autos y aplicar políticas para consolidar el mercado interno.

Esta acción es parte del compromiso que México firmó con sus socios comerciales (EU y Canadá) a través del Acuerdo para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN), por lo que se establecen compromisos internacionales a fin de que el combate a la piratería sea permanente.

Para evitar prácticas abusivas de comercio Profeco recomienda a los consumidores

1. No compre piratería. Esta actividad fomenta el crimen organizado y daña los empleos.
2. Sospeche de las gangas.
3. Antes de comprar compare el producto con otros similares o iguales, en cuestión de sus características, funciones o ingredientes.
4. Compre bienes o productos en el comercio establecido, donde normalmente se ofrecen originales.
5. Exija la garantía por escrito al proveedor o fabricante.

 

Dudas
Imprimir
Correo

 

Última actualización
30-Jul-2009 12:02
por la Dirección General de Estudios sobre Consumo

Otros temas del boletín
Piratas: Parecen… pero no son
Estrategias de disminución de deudas
Agua y salud: balnearios y parques acuáticos de aguas termales
Escuelas de inglés: Ser o no ser bilingüe ya no es un dilema…

 

Histórico boletín Brújula de compra



Este documento es parte del archivo histórico de Profeco. Las cifras y los datos son sólo una referencia, ya que no están actualizados.

 

Av. José Vasconcelos 208 Col. Condesa, Del. Cuauhtémoc, México, D.F. 06140
Tel. (55)5625 6700, webmaster@profeco.gob.mx

Tel. del Consumidor
D.F. y Área Metropolitana 5568-8722
Int. República 01-800-468-8722